¡Atención! Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Si continúa navegando está dando su consentimiento para aceptar las mencionadas cookies y esta de acuerdo con nuestra política de cookies, clic en el enlace para mayor información.

La regulación en España en materia de cookies, se recoge en el artículo 22.2 de la LSSI (Ley 34/2002, de Servicios de la Sociedad de la Información y el Comercio Electrónico.

Consulte nuestra política de privacidad para obtener más información.

politica de cookies

eszh-CNenfrdeitja
0
0
0
s2smodern
powered by social2s

La torre de Santa María

Ubicada a los pies de la nave de la Iglesia Parroquial de Santa María, se trata de una torre octogonal de importantes dimensiones (46 metros de altura), construida en su totalidad mediante fábrica de ladrillo recibido con pasta de yeso, técnica característica de la arquitectura aragonesa de ascendencia islámica.

Aunque se suponía que su cronología debía coincidir con la iglesia a la que acompaña, los resultados de las últimas investigaciones detectan importantes incongruencias en esta teoría, por evidencias de tipo constructivo, concluyendo que esta torre constituye un edificio totalmente independiente de la iglesia y de mayor antigüedad que la misma.

Su datación más probable debe situarse en el siglo XI, época de la Taifa de Saraqusta, por lo que se trataría, en realidad, del alminar que acompañara a la mezquita que tuvo que haber en el mismo solar que ahora ocupa la iglesia, sirviendo para llamar el muecín de viva voz a los fieles a oración y, también, como atalaya de vigilancia, dado el extenso territorio que domina su vista, así como símbolo del poder hudí (la dinastía que
gobernaba Saraqusta en aquella época).

Torre 020Exteriormente, la torre se divide en tres cuerpos mediante impostas apoyadas en canecillos de ladrillo. La decoración comienza en la parte superior del primer cuerpo, mediante paños de arcos mixtilíneos entrecruzados.

En el segundo cuerpo existen dos motivos ornamentales, estando formado el inferior de ellos por lazos de cuatro octogonal que generan cinco estrellas octogonales en cada lado. El motivo superior merece especial mención por constituir uno de los paños más interesantes de toda la arquitectura islámica del mundo occidental. Debido a que no sigue unas leyes estrictas de simetría (habituales en este tipo de arquitectura), llegó a ser calificado como “motivo de lazo mal resuelto”, cuando en realidad parece tratarse de un paño de escritura cúfica en el que estaría expresada la “shahadada” o profesión de fe del Islam (“No hay más Dios que Dios y Mahoma es su Profeta”), según concluyen los matemáticos Carlos Usón y Angel Ramírez como algo traído directamente de Oriente.

En el tercer cuerpo se encuentra el campanario actual donde se abren grandes ventanales de arco apuntado que cobijan otros dos arcos geminados separados por mainel. Cabe observar cómo dos de estos vanos fueron rotos, sustituyendo el mainel y los dos arcos geminados por un arco de medio punto para alojar en ellos grandes campanas. La parte superior de este cuerpo está decorada con paños de rombos mixtilíneos, uno de los cuales –el correspondiente a la cara que recae sobre la cubierta de la iglesia- también fue eliminado para abrir dos huecos en los que alojar sendas campanas de menor tamaño que las anteriores.

Iglesia de Sta. Maria. Exterior 28  Iglesia de Sta. Maria. Exterior 32
Sobre este último cuerpo, a modo de corona, fajas de arcos de medio punto entrecruzados, como los existentes en el Palacio de la Aljafería. Todos los paños descritos se encuentran ribeteados horizontalmente por bandas de esquinillas, compuestas por tres hiladas de ladrillo dispuestos en dientes de sierra. La torre termina con las almenas de la terraza que le sirve de cubierta y un torreoncillo octogonal que se construiría como refugio y acceso a dicha terraza.

Interiormente, su estructura debemos entenderla como un muro de gran espesor por cuyo interior circula la escalera en sentido helicoidal, a diferencia de los alminares almohades –más evolucionados constructivamente y posteriores en el tiempo- que se componen de dos torres concéntricas por entre las cuales se desarrolla la escalera . El hueco octogonal encerrado por dicho muro está dividido en estancias; la primera de ellas es de planta cilíndrica y se encuentra colmatada y cegada hasta el nivel de la entrada al interior de la torre, que se produce en alto, desde el coro de la iglesia. A partir de este nivel, existen cuatro estancias superpuestas, de planta octogonal, cubiertas por bóvedas esquifadas de ocho paños, en torno a las cuales va ascendiendo la escalera intramural en sentido contrario a las agujas del reloj. El techo de todo el hueco helicoidal por donde transcurre la escalera está resuelto mediante bóvedas enjarjadas, sistema artesanal que ya se utilizaba desde antiguo en el mundo oriental y que consistía en ir escalonando las hiladas de ladrillo hasta encontrarse en el centro, lo cual, al ser realizado con pasta de yeso como material de agarre, permitía su realización sin ningún encofrado ni medio de apeo. El peldañeado, como toda la torre, también está hecho en ladrillo y termina en una gran estancia, que ahora se utiliza como campanario, también de planta octogonal y cubierta mediante bóveda esquifada de ocho paños (como las inferiores, pero de tamaño mucho mayor).
Torre 011

Dentro de esta gran estancia, una escalera de madera conduce hasta el arranque de la bóveda y, desde allí, por un estrecho hueco practicado dentro del macizo de obra, se sigue subiendo hasta otro espacio situado encima de la bóveda, iluminado por unos ventanillos de arco apuntado abiertos tan sólo en dos caras de la torre. De ahí se sube al torreoncillo octogonal que da acceso a la terraza almenada, desde donde puede disfrutarse de unas espectaculares vistas.

Se trata, pues, dentro de su tipología, de uno de los ejemplares más soberbios de toda la arquitectura occidental de ascendencia islámica construida en ladrillo, entendiendo por tal tanto la realizada bajo dominio musulmán como, después, la realizada ya bajo dominio cristiano. En el caso de la torre de Tauste, debemos considerarla en el primer grupo, que podríamos denominar como arquitectura “zagrí” (de Zagr-Alándalus o Marca Superior de Alándalus). El segundo grupo lo constituye toda la arquitectura mudéjar, por estar realizada por alarifes musulmanes (mudéjares) cuando el territorio ya está bajo el poder del mundo cristiano.

Carbonel Monguilán, Jaime. Tauste en los siglos XI al XIII. Actas de las X Jornadas sobre la Histora de Tauste. Año 2009

 

explorer icono explorerexplorerpdf  pdf camara fotoscamara fotosyoutube

 

¿Te gusto el artículo? Deja un comentario
titulo guestbook
Do you like this article? Leave a comment
 
buscar

 


volver

Descubre Tauste

Registro usuarios

pagar paypal

album galeria fotografica

  • LUGARES DE INTERÉS
  • sta maria ico 90 90
  • la camara ico 90 90
  • monasterio san jorge ico 90 90
  • san anton ico 90 90
  • TRADICIONES
  • dance de tauste ico 90 90
  • rosario de cristal ico 90 90
  • voto san miguel ico 90 90
  • semana santa ico 90 90
  • PATRIMONIO RURAL
  • canal de tauste ico 90 90
  • la gabardilla ico 90 90
  • valdetaus ico 90 90
  • el azud ico 90 90
Scroll to top