La huerta

por | Abr 12, 2014 | Entorno Natural | 0 Comentarios

La huerta

camara fotos

Los terrenos agrícolas se dedican a los cultivos de regadío. El tipo de cultivo varía cada año, en función de los precios y de la disponibilidad de agua para su cultivo. Los más frecuentes son el maíz, el trigo y la cebada y la alfalfa, aunque también se cultivan frutales, almendros y diversos cultivos hortícolas (coliflor, brécol, puerros, cebollas…). Desde hace pocos años se está reintroduciendo el cultivo del olivo, aunque la superficie dedicada a él es menor del 1% con respecto a la superficie total de los terrenos hortícolas de Tauste.

Las comunidades vegetales que crecen de forma espontánea se reducen a las malas hierbas de cultivo, los herbazales ruderales y viarios, y las comunidades que se desarrollan en las antiguas explotaciones de áridos. Las plantas de los dos primeros casos son alóctonas y las difundidas las personas con nuestras actividades.  Entre ellas cabría destacar, por su abundancia, la achicoria (Cichorium  intybus), el estramonio (Datura stramonium) o la malva (Malva sylvestris).

Las comunidades vegetales que se desarrollan sobre las gravas, tanto en las playas del Ebro como en las explotaciones de áridos, se caracterizan por ser muy resistentes al calor y por su capacidad para regenerarse rápidamente, ya que se encuentran en zonas inundables y susceptibles de recibir nuevos aportes de gravas.

 la huerta 02canduero 06