El Justicia responde

por | Dic 14, 2019 | Noticias

El Justicia de Aragón responde al ofrecimiento de El Patiaz

La reivindicación de nuestra Asociación se basa en la importante presencia de tres taustanos, que también fueron ejecutados, en los hechos que llevaron al decapitamiento del Justicia Juan de Lanuza.

El Justicia de Aragón ha respondido al ofrecimiento de El Patiaz para participar en los actos del aniversario de la muerte de Juan de Lanuza destacando el protagonismo de otras figuras que también defendieron con su vida los fueros de Aragón. La Institución ha respondido que “para esta celebración ya vamos muy justos de tiempo, pero comentándolo con el Lugarteniente, me indica que tanto él como el Justicia estarían encantados de visitar Tauste e impartir alguna conferencia allí”, ya que “la semana que viene, además de la del día del Justicia, se hacen diversas celebraciones”.

La reivindicación de nuestra Asociación se basa en la importante presencia de tres taustanos en los hechos que llevaron al decapitamiento del Justicia. Como ya expusiera brillantemente el profesor Gascón Pérez en la ponencia “La villa de Tauste ante la rebelión aragonesa de 1591: una encrucijada de fidelidades” de las XVI Jornadas sobre la Historia de Tauste de 2015, los hechos son ya bien conocidos.  A pesar de que, en carta dirigida a la autoridad real, la villa mostraba su fidelidad a Felipe II desmarcándose de la rebelión aragonesa de 1591 pues “jamás esta villa ha sido tan temeraria que de ninguna manera presumiese que en las cosas de Antonio Pérez se hacía contra los fueros de este reino”, lo cierto es que varios infanzones de Tauste, se vieron envueltos en las graves alteraciones del reino debido a su pertenencia a la red clientelar del señor de Bárboles, Diego Fernández de Heredia. Estos taustanos fueron: Francisco de Ayerbe, oficial de la Guarda del reino, Dionisio Pérez de San Juan, Tomás Pérez de Rueda y Cristóbal Frontín. Esta red de intereses unía, además, a los Ayerbe del señorío de  Canduero y a Tomás de Rueda. En  menor medida estuvieron implicados Hernando de Peraman, tío de Cristobal Frontín, y el infanzón Alonso de Soria.

Con motivo de las citadas Jornadas, El Patiaz nombró Socio de Honor al Justicia de Aragón que unos días más tarde visitó nuestra sede e impartió una vibrante conferencia sobre los Fueros de Aragón. En nuestro Boletín nº 30, uno de nuestros socios, Carlos Sancho, hizo una vibrante defensa de Francisco de Ayerbe, Tomas de Rueda y Dionisio Pérez de San Juan, los tres taustanos que fueron decapitados por defender los Fueros Aragoneses, concluyendo que, junto al resto de ajusticiados, bien merecían un recuerdo en el monumento que preside el Paseo de la Independencia de Zaragoza.

La historia es ya bien conocida. La chispa prende cuando Antonio Pérez, secretario de Felipe II, se refugió en Aragón acusado de graves delitos mientras ejercía su cargo. Pérez, como natural del reino,  invoca los fueros aragoneses lo que, al no ser respetados por el rey, provoca las algaradas que acabarán con la muerte del Justicia, Juan de Lanuza, y con el apresamiento de parte de la alta nobleza aragonesa implicada. Perseguido por las tropas reales, Antonio Pérez, escoltado por Francisco de Ayerbe, huye de Zaragoza en septiembre de 1591y se refugia en Tauste durante tres días en una vivienda de Cristóbal Frontín. Antes de llegar a la villa, habían hecho escala primero en una casa propiedad del señor de Canduero, Pedro Ximénez de Ayerbe, en Alagón, y posteriormente en la ermita de Santa Ana, a unos dos kilómetros del casco urbano.

Con posterioridad, Antonio Pérez y los taustanos huyen de la persecución real refugiándose en Francia. Pero no contentos con salvar el pellejo, vuelven a cruzar el Pirineo llegando a ser protagonistas activos, junto a 200 hombres, de una incursión al  Valle de Tena saqueando Tramacastilla y Biescas, conocida como Jornada de los Bearneses. Las tropas que acuden a socorrer la capital tensina ponen en fuga a los invasores y prenden a la mayoría de sus cabecillas. Sin embargo Cristóbal Frontín, el más belicoso de todos, logra escapar.

Como castigo, el 19 de octubre de 1592, Francisco de Ayerbe es degollado en la plaza del mercado de Zaragoza y su cabeza expuesta en la puerta de la Cárcel de Manifestados durante seis años. Dionisio Pérez de San Juan es ajusticiado el mismo día y Tomas Pérez de Rueda sufre idéntica suerte cinco días después.

Para pacificar el reino, y en previsión de nuevos levantamientos, todavía el 19 de Febrero de 1593 las villas de Tauste y Ejea permanecen ocupadas por siete compañías de infantería castellana lo cual, a su vez, es aprovechado para desarmar a los moriscos que residían en la comarca y que unos años antes habían provocado serios problemas. Finalmente, el 4 Marzo de 1596, se da sentencia por la Real Audiencia a favor del capítulo eclesiástico de Tauste sobre las haciendas confiscadas de Francisco de Ayerbe y Cristóbal Frontín. Paradójicamente, años más tarde Cristóbal Frontín sería rehabilitado llegando a ser justicia de la villa en 1615 e incluso síndico en las Cortes de 1626, representando a Tauste.

Como recuerdo a la vida y muerte de estos personajes, ya en 2014 El Patiaz solicitó que se tuviera memoria de estas personas que tan señaladamente participaron en la defensa de los Fueros y leyes de Aragón, a costa de sus vidas y haciendas,  haciendo un recuerdo en el propio Monumento a los Fueros y al Justicia, en Zaragoza, o haciéndoles el recordatorio en lugar digno de Tauste.