¡Atención! Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Si continúa navegando está dando su consentimiento para aceptar las mencionadas cookies y esta de acuerdo con nuestra política de cookies, clic en el enlace para mayor información.

La regulación en España en materia de cookies, se recoge en el artículo 22.2 de la LSSI (Ley 34/2002, de Servicios de la Sociedad de la Información y el Comercio Electrónico.

Consulte nuestra política de privacidad para obtener más información.

politica de cookies

0
0
0
s2smodern
powered by social2s

Fallece Ana Longás Pola

lazo

retrato ana facebook…tan callando.
Así se nos ha ido Ana Longás. Parece como si hubiera querido poner en práctica los sentidos versos de Jorge Manrique por la muerte de su padre. Tras una larga y penosa enfermedad se ha ido dejándonos a todos casi sin aliento. Aquí sí qué sirve el tópico de que los mejores se van los primeros. Ana no ha podido mantener ese vigor, esa fuerza, ese espíritu siempre positivo que le caracterizaba.

El Patiaz se siente en deuda con ella, con su buen hacer, con su dedicación, con sus ideas, con ese saber estar para tratar de destacar lo que nos une por encima de lo que nos separa sin declinar de sus ideas de justicia y solidaridad. Ella ha significado para nuestra Asociación más, mucho más de lo que desde su modestia manifestaba: participó en su concepción y nacimiento como directora de la Casa de Cultura, estimuló su crecimiento, le nutrió de ideas y nos dejó marcado un camino. Aquí estamos, dispuestos a seguirlo.

La vimos tan solo hace unas semana presentando el libro sobre su abuelo, con el salón de la Casa de Cultura a rebosar, en una sentida intervención donde apenas podía contener la emoción. Su abuelo. Uno de los referentes taustanos, ya casi olvidado. Un tema que le apasionaba, que le obsesionaba. Alcalde socialista y republicano, exiliado, muerto lejos de su familia y de su tierra. Eso le dolía. Y allí quedó todo un testimonio que nos dejó la piel y el corazón conmocionados. Su voz, cansada pero entera, nos transmitió la emoción del reencuentro profundo con un abuelo a quien nunca conoció y de cuyos brazos y caricias nunca pudo disfrutar.

Es uno de mis últimos recuerdos sobre ella. Se necesitarían muchas palabras para reflejar otros muchos momentos de esta mujer decidida y valiente que tan bien sabía conjugar pensamiento y sentimiento, cabeza y corazón.

Tengo delante de mí la dedicatoria que en aquella ocasión, ya casi extenuada, plasmó sobre su libro. “Un beso”, pone. Nada más sencillo y más profundo. Un beso para ti, Ana. Te queremos, te querremos siempre.


jna

 
 

 

Descubre Tauste

Registro usuarios

Scroll to top