¡Atención! Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Si continúa navegando está dando su consentimiento para aceptar las mencionadas cookies y esta de acuerdo con nuestra política de cookies, clic en el enlace para mayor información.

La regulación en España en materia de cookies, se recoge en el artículo 22.2 de la LSSI (Ley 34/2002, de Servicios de la Sociedad de la Información y el Comercio Electrónico.

Consulte nuestra política de privacidad para obtener más información.

politica de cookies

0
0
0
s2smodern
powered by social2s

Monasterio de San Jorge

El convento está habitado por monjas clarisas de la segunda orden franciscana

camara fotos

El monasterio de San Jorge fue fundado en las primeras décadas del siglo XVII, concretamente 11 de septiembre de 1629, por iniciativa de Doña Jerónima de Antillón y su confesor Don Pedro Pardo de la Casta, para ser destinado a monjas de Santa Clara de la Orden de San Francisco.

Estando el concejo, la parroquia, Jerónima de Antillón (-1622) y Pedro Pardo de la Casta (-1615) de acuerdo en buscar la fundación de un monasterio de la Segunda Orden de San Francisco en el municipio, los dos últimos (personajes acomodados de la villa) dejaron en sus respectivos testamentos bienes suficientes para sostener la viabilidad económica de dicha empresa.

El 1 de noviembre de 1627 recibieron la bula papal de Urbano VIII por la que se autorizaba el nuevo enclave damianita, el 7 de septiembre de 1629 recibieron la última licencia necesaria para emprender el proyecto. Hasta el 11 de septiembre de 1629 no recibieron la clausura las religiosas provenientes del convento de Santa Catalina en Zaragoza.

El conjunto fue fundado en el primitivo palacio de Pedro Pardo de la Casta, quien lo cedió en 1629, junto con la ermita de San Jorge, de localización muy cercana ofrecida por el concejo para que la congregación se ocupara de su cuidado. Según fuentes historiográficas el edificio puede tratar del último cuarto del siglo XVI. La torre del inmueble data de ese siglo.

La supresión del convento de San Cristóbal de Cariñena en 1837 supuso que, la comunidad de religiosas del mismo se reuniese en el convento de San Jorge de Tauste.

Avanzado el siglo XVII la comunidad reemplazará la ermita de San Jorge por un templo clasicista más acorde a sus necesidades.

ORDEN de 24 de septiembre de 2002, del Departamento de Cultura y Turismo, por la que se declara Bien Catalogado del Patrimonio Cultural Aragonés el Monasterio de San Jorge en Tauste (Zaragoza).

252-50-208-0

Dentro del convento encontramos la iglesia de San Jorge, erigida a finales del siglo XVII en un estilo barroco popular, de gran sencillez. El templo presenta planta de nave única con capillas entre los contrafuertes y se cubre con bóveda de lunetos.

Presenta planta de nave única con capillas laterales y triforio encima de estas capillas, que tiene la función de poder seguir los oficios religiosos sin ser visto por tratarse de una orden de clausura, y se cubre con bóvedas con lunetos. Se conserva una torre cuadrada de ladrillo y decorada con arcos de medio punto.

06 00 06 01

En su interior guarda, además de varias esculturas atribuidas al taller zaragozano de los Ramírez, un retablo de pintura, también barroco, de buena factura y calidad de ejecución, dedicado a San Jorge, el titular de la iglesia, desmontado y con parte de la mazonería desgajada del conjunto, una pareja de columnas salomónicas que flanqueaban al titular, se encuentra en la actualidad en el recinto monástico, en el acceso al espacio de la clausura.

El convento está habitado por monjas clarisas de la segunda orden franciscanas. El convento posee hospedería para albergar visitantes que buscan el recogimiento y la paz espiritual. El conjunto fue restaurado en el año 1981 y en 1997 se realizaron obras de rehabilitación en el edificio.

 

pdficono explorericono explorericono explorer

 

 

volver

Descubre Tauste

Registro usuarios

Scroll to top